Cualquier empresa puede acudir libremente al pool para comprar la electricidad de forma más barata, pero no puede almacenarla aprovechando las señales de precio cuando es muy bajo y utilizarla posteriormente en las horas pico, cuando su precio es muy elevado. ¡A no ser que se haga gestor de cargas! …

Como la figura del gestor de carga permite el almacenamiento, una empresa del sector terciario con un elevado consumo eléctrico podría adoptar esta figura y almacenar la electricidad que compre en el pool al precio más competitivo, logrando así muy importantes ahorros en la cuenta de explotación de la empresa con la condición de instalarse unos puntos de carga (por ejemplo, 10 puntos de carga de 7,3 kW permiten aprovechar la propia línea de acometida del consumidor/gestor de carga porque no supera los 75 kW) y cobrar por su uso a los clientes, eso sí, estableciendo el precio que considere oportuno, lo que podría ser un coste residual para contentar a los usuarios de vehículo eléctrico.

vía: Energynews.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR