Alguien tiene que responder a ciertas preguntas relacionadas con el Vehículo eléctrico (VE) y su poca repercusión.

Primero, hay que tener claro cuál es la lógica del desplazamiento con un VE, hoy, salvo marcas con rangos importantes (Tesla, BYD), la posibilidad de desplazamiento se reduce a entornos urbanos e interurbanos con un rango max. de 150 km, sin valorar consumos adicionales como calefacción, A/A, etc.

Esta circunstancia limita la decisión de compra de un VE, a esto hay que añadir su coste, más caro que uno de combustión y la necesidad de tener que realizar una adecuación de nuestra plaza de aparcamiento para instalar un cargador, teniendo en cuenta que modifica la estructura de potencia contratada con nuestra comercializadora eléctrica.

Esto es lo que hasta ahora hemos estado leyendo en los medios y la verdad, no anima a la compra, aunque contrarrestemos  nuestro afán de que el mundo sea más limpio, pero ni por esas.

¿Cómo resolvemos este círculo no vicioso pero desesperante?

Me atrevo a hacer una propuesta. Imaginemos que disponemos un vehículo eléctrico para ese tipo de desplazamientos urbanos, que no necesitáramos colocar un punto de carga en nuestra vivienda o plaza de parking, imaginemos que el coste de la carga eléctrica para hacer 150 km fuera 5€ frente a los 13€ de combustión, imaginemos que las fábricas, oficinas, centros comerciales donde trabajamos, dispusieran de los necesarios puntos de recarga para dar estos servicio sin limitaciones,  y bajo su responsabilidad (averías, mantenimiento), que siempre pudiéramos saber dónde hay un punto de recarga próximo y reservarlo, que las administraciones públicas se involucrasen facilitando la recarga en los cientos de miles de plazas de parking de nuestras calles. Todo sin que al Estado Español, que somos todos, le cueste 1 €.

Creo que es perfecto, todos compraríamos un VE, pero, ¿por qué las empresas van a asumir el coste de esta infraestructura y cómo es posible que las administraciones desplieguen esta infraestructura sin coste?  La solución es ahorrando.

¿Como? El sistema Eléctrico Español, que es uno de los mejores regulados del mundo, nos da la posibilidad de ser GESTORES DE CARGAS DEL SISTEMA.

Las empresas, si toman la decisión de convertirse en Gestores de Cargas, se ahorraran mucho dinero en la facturación eléctrica, con el único requisito de instalar puntos de recarga para VE.

La tranquilidad de ir a trabajar,  dejar tú VE cargando y volver a casa  sin más preocupaciones, con un coste mínimo, es un objetivo que  creo merece la pena intentarlo.

MG

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR